Emigrantes

Escribo este artículo como homenaje a todos aquellos que quieren libertad, pero no la libertad financiera, sino LIBERTAD en su más estricto sentido….  🙂

Siento una profunda admiración, por los emigrantes que dejan su familia, sus raíces, sus costumbres, para -arriesgando sus vidas- transitar a lo largo de miles de kilómetros, para alcanzar al “tierra prometida”. Creo, que si estuviera en su misma situación, haría lo mismo. Y digo creo, porque para hacer eso, hay que echarle “un par de narices”; y el verdadero valor, solo se mide cuando llega la hora.

Esta es la historia de algunos de estos héroes de diferentes países.

Se llama, Ludo, tiene 24 años y es de Camerún. Su padre murío cuando tenía 6 años. Como no tenían dinero para pagar la escuela, a los 15 años, empecó a trabajar en el campo. Aún así, no ganaba lo suficiente para mantener a la familia. Decidió hacer el viaje …a la “tierra de las oportunidades”(Europa-España) …Con 180 Euros inció un viaje de esperanza de libertad, en toda la extensión de la palabra.

emigrantes

Le robarón 2 veces, tuvo que sobornar a la policía, estuvo tres días sin agua, andó 40 kilomentros casi descalzo, se alimentó a base de pasta de dientes, lo encerraron e insultaron en centro de estancia temporal de inmmigrantes, le dispararon balas de goma en Marruecos, etc, etc etc…

Hasta aquí, una de las historias de los que vienen de Africa.

Después, los que quieren pasar la frontera de EE.UU.

Como la de Carlos Gómez, una guatemalteco de 34 años, que vivió durante 10 en EE.UU (Miami) y que fue deportado. Es la segunda vez que pretende cruzar la frontera de USA; o de Demis Helgar, una hondureña que la echaron de USA junto con su marido y que tuvo que dejar su hija allí, con unos familiares. Se da la circunstancia, de que un 70 % de las mujeres que cruzan México sufre abusos.
Alfredo Nuñez que con 46 años viaja desde el Salvador cruzando México de norte a sur en un peligroso tren “la Bestia” que tarda entre 20 a 25 días en cruza dicho país. Su biblia es una más precio bien.

Los que vivimos “relativamente comodos” en occidente, aún a pesar que esta crisis también nos ha situado en una situación complicada; no llegamos a sufrir, ni por asomo, lo que tiene que supone mal vivir,o vivir entre el límite de la vida o la muerte. Algunos de nosotros, aunque tenemos una carga material y emocional que soportar, no nos ha llevado la vida al límite de la supervivencia. Estas historias, me invitan a reconocer lo aforturnado que soy, y, a pesar de reconocerme esclavo-por ahora- de un sistema económico que no lo está poniendo difícil,  tengo que admitir,  que mientras unos luchamos por la independencia económica, otros, luchan por la verdadera libertad y aunque existan diferencias grandes entre nosotros, me siento totalmente identificado…

(Publicado en la revista XL Semanal Diario Sur de Málaga-España- puedes pinchar en la foto para ver el artículo)

Sobre nosotros Antonio Gatell Contreras

Abogado a tiempo completo, internet marketer a tiempo parcial que a conseguir la Libertad Financiera y a ayudar a otros a conseguirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *